miércoles, 27 de abril de 2011

Decisiones Complicadas~


Autor: AlejandraPark
Pareja: YunJae
Género: Romance,Angustia (?)
Extensión: One Shot







El hubiera querido estar ahí, hubiera querido no perderse ese gran paso en la carrera del otro, realmente hubiera querido verlo bailar y cantar como el artista grande que es y después…

Después poder felicitar su enorme esfuerzo llenándolo de abrazos y tal vez...
Tal vez no hubiera resistido darle aunque sea un beso.


Cuanto tiempo ha pasado ya?, cuantas sonrisas, caricias y besos se han perdido ya?
Pensó que se había acostumbrado a no tenerlo, ahora que podía sonreír y trabajar sin que su mirada se viera triste, sin que se notara que la ausencia del otro le mataba. Pero para ese que ahora se veía reflejado en el espejo de aquel baño, que le regresaba la mirada, habia sido desde siempre obvio que en su corazón la herida no sano ni siquiera un poco.

Se lavo el rostro y se volvió a mirar en el espejo, suspiro y con pasos firmes salió de ahí. Caminó entre todas las personas que trabajaban junto con él en las grabaciones, deteniéndose solo para ver el reloj que se sostenía en la pared, 6:30 pm, pensando que seguramente ya terminó el gran evento en el que participaba aquel hombre que habitaba su corazón.

-Jaejoong –san reanudaremos las grabaciones en 30 minutos así que por favor descanse un poco – comenta con rapidez una chica de producción para luego irse corriendo sin esperar respuesta.

Jaejoong volvió a suspirar, busco su bolso y salió del edificio que se había adaptado para las grabaciones, hiendo escaleras abajo directamente a esa banca que había proclamado como suya desde la primera vez que pisó aquel lugar.
Se recuesta a lo largo de la banca tapando su rostro con el brazo derecho.
El día nublado sin evidencia de la existencia del sol y el aire fresco le hacía relajarse un poco.

-Yunho… - nombra en voz baja, casi un susurro sin poder evitar que todo lo que ocupara su mente hoy especialmente sea aquel hombre.

“Changmin debió haber ido a verlo” y Jaejoong realmente esperaba eso, porque conocía a Yunho y sabia que necesitaría esas palmaditas en la espalda de apoyo que solo viniendo de alguien que apreciase mucho tendrían el efecto indicado, y que después, necesitaría esa mirada conocida de entre todo el público que lo hiciera sentir acompañado. Porque Jaejoong sabía que sin eso Yunho trabajaría sintiéndose solo, aun con todas sus queridas fans gritando su nombre.

Y de su corazón se apodera ese fuerte sentimiento de angustia que lo hacía sentirse tan miserable. Porque él deseaba haber estado ahí, deseaba ser el que le diera más que unas palmaditas mostrándole apoyo, deseaba con toda el alma ser el que lo mirara desde su asiento entre el público, sabiéndose el responsable de aquella sonrisa encantadora y esa mirada clavada en la suya destilando confianza. Porque eso pasaba en Yunho cuando se sentía acompañado, cuando sentía que alguien especial estaría orgulloso de él. Se esforzaría al máximo por ello, porque Yunho era así, su querido Yunho amaba sentirse digno de orgullo.

Y la angustia se convierte en rabia, rabia a el mismo porque sabía que le estaba fallando, que le había estado fallando desde que no estaban juntos, rabia porque como a el mismo, sabía que a aquel muchacho le dolía el no verlos a todos en sus presentaciones, en no poder gritar con ánimo su “Dong Bang Shin ki fithing” y ver el apartamento en el que antes vivían con 2 camas individuales vacías y… y el lado izquierdo de su propia cama solo.

Jaejoong nunca había odiado tener una cama tan grande como lo hace ahora que duerme solo, en su cama tamaño matrimonial.

El sabía, sabía que le había causado daño, pero también sabía, que tenían que parar, estaban empezando a deteriorarse física y mentalmente al punto de no retorno.
Lo hacía por sus carreras, lo hacía por esos chicos que más que sus amigos son su familia, y especialmente… lo hacía por él, porque él era el que más sufría.
Por el, que tomaba pastillas para el cansancio cuando pensaba que nadie lo veía, pero Jaejoong siempre lo vigilo para evitar que en su desespero por no preocuparlos, tomara pastillas de mas.

Por ese que se encerraba en el baño del departamento abriendo la llave de la regadera para evitar que se escuchasen sus sollozos provocados por el dolor que su cuerpo completamente agotado sufría, pero que Jaejoong, sentado del otro lado de la puerta escuchaba esperando a que cerrara la llave para prepararle ese té que sabía que le gustaba tanto, sin que se diera cuenta que había escuchado su sufrimiento pensando que solo era uno de los tantos gestos que tenía su amante para con él.
Porque eso eran… amantes, y el que haya visto a su ser amado sufrir de alguna u otra manera comprendería sus actos, comprendería porque no había dado su brazo a torcer con la maldita demanda.

Pero… nunca habría alguien que comprendería lo que su corazón sufre cuando no está con él, porque nadie sufriría como lo hacía Jaejoong, porque JaeJoong esperaba con toda su alma que Yunho no pasara por lo mismo, pedía a Dios y todos los ángeles que no sufriera como el… que no le doliera tanto.

Mientras aquella chica de producción que había ido a buscarlo con toda la intención de avisarle que sus partes en la grabación de hoy habían estado perfectas y no necesitaba quedarse, prefirió alejarse de ahí silenciosamente, porque vio que en las mejillas que aquel apuesto muchacho comenzaban a resbalar finas lágrimas.


No pudo evitarlas, no podía creer que un simple evento hubiera removido todo estos pensamientos y sentimientos en su interior, y se corrigió al instante, porque no fue un simple evento, fue de Yunho, y eso lo hacia el evento más importante para él. Y Cayeron con más fuerza, Yunho… Yunho...

-Yunho… - nombro en un sollozo y hubieran seguido mas si no hubiera sido por aquel celular que sonada con insistencia, con esa canción que lo hacía recordar el comienzo de los mejores años de su vida… junto a él. , “HUG”.

Se sienta levantando su bolso del piso, buscando sin prisa su celular, no quería hablar con nadie, pero no era correcto no contestar, eso se lo había enseñado Yunho.

-Diga? – pregunta desanimado.

-Sabía que estarías así– declaro simplemente aquella voz tan conocida para el, de ese que lo conocía como ni el mismo.


-Yoochun… - susurra simplemente, el único que lo conocía solo un poco menos de lo que lo conocía el propio Yunho, su Soulmate.

-Jaejoong… él sabe que estas ahí, Yunho hyung sabe que desde aquí estas pensando en él y lo estas apoyando, no le estas fallando Jae…

Un sollozo sonoro sale de los labios del ahora castaño y sus lágrimas siguen cayendo.

-Quería estar ahí Yoochun… quería estarlo…

-Lo sé Jaejoong, y él lo sabe también, por favor ya no llores – la voz preocupada y tranquilizadora de Micky se hizo presente.

-Estoy haciendo lo correcto Chunnie?, estamos haciendo lo que debemos verdad?... – pregunta quedamente, queriendo que su amigo reforzara sus pensamientos anteriores, queriendo dejar de flaquear.

-Estás haciendo lo correcto, estamos haciendo lo correcto, no te derrumbes Jaejoong, por el, no lo hagas. Junsu y yo estamos contigo, Changmin está esperando probar la cena que harás para celebrar la victoria y Yunho… Yunho hyung estará esperando recuperar el tiempo que gastaste en esto por nosotros –

Eso era lo que Jaejoong necesitaba, y se preguntaba como Yoochun podría saber que decir en momentos como este, y recordó que si no hubiera sido por ese par que ahora lo acompañan en esta lucha, el ya se hubiera rendido hace mucho.


-Gracias…

-Vendrás pronto a casa? – pregunta cálidamente, esperando que su querido soulmate regresara pronto, esta noche se quedaría con él, sabría que aunque estuviese un poco más animado, no dormiría si lo dejaba solo.

-Creo que si – contesta fijándose atrás suyo, dándose cuenta que ya no quedaba casi nadie en el edificio, deduciendo que el trabajo terminó por hoy y también dándose cuenta que ya había oscurecido y hasta ahora se daba cuenta.


-Te estaré esperando en casa si?

-OMMA! EL RATON Y YO TE EXTRAÑAMOS, ADEMAS TENGO HAMBRE! – Se escucha el grito de Junsu de fondo por el teléfono, lo que sacó una sincera risa de Jaejoong.


-Dile a Junsu que no tardare y le preparare algo delicioso de cenar -

-Está bien, no tardes que sabes cómo se pone Junsu cuando tiene hambre – otra risa sincera que dejo más tranquilo a Yoochun .


-Je, lo sé Chunnie, no tardare, adiós – y colgó, guardándolo inmediatamente en su bolso.

Levantó el rostro al cielo sin estrellas, seguía nublado, el aire corría con un poco mas de fuerza, exquisitamente helado.

Jaejoong dejó salir las últimas 2 lágrimas del día, consolándose con la esperanza de su espera, con la esperanza del regreso y de un nuevo comienzo.

Esperanza de regresar para quedarse eternamente.





Fin

1 comentarios:

LAURA CAMPOS GARCIA dijo...

Cuando escriben que Jae o Yunho lloran, enseguida empiezo a llorar, me da mucho sentimiento estas escenas. Ojala un día este juntos de nuevo.
Gracias

Publicar un comentario

ADVERTENCIA: Este blog esta dedicado totalmente a la TEMATICA YAOI, que significa amor HOMBREXHOMBRE porfavor, si no te gusta, a la derecha está la tachita :3 y si, si te gusta
OTRA COSA! Este blog apoya a los 5 miembros de DBSK así que si pretendes insultar a alguno lárgate inmediatamente porque no eres bienvenido.
Para los demás enserio

BIENVENIDOS A:

My life As TVXQ5